Pensamiento Benedicto

Otro sitio realizado con WordPress

Archive for noviembre, 2010

El poder de Dios en nosotros (2)

“…De este modo hay en la fe un dar y tomar recìprocos, donde sacerdotes y laicos son dispensadores de la cercanìa de Dios.El sacerdote debe tener la humildad necesaria para esta recepciòn , sin ceder a ese orgullo que muestra el hermano mayor: este zàngano que disfruta ahora de la acogida, ignora lo que es la carga de la fidelidad. Tal orgullo aflora amenudo en nosotros como una especie de desdèn del especialista: ¿que saben esos fieles de a pie sobre crìtica de la Biblia y demàs crìticas, que saben del abuso de poder en la Iglesia y de todas la vilezas de su historia! La arrogancia del especialista en materia de fe es un gènero de ceguera muy resistente, producto del que sabe las cosas a medias. La fe que en el desierto de un mundo sin Dios, junto a la bazofia de unas actitudes frìvolas ya gastadas, vuelve a descubrir el agua fresca de la palabra de Dios, aunque no estè a la altura del especialista en crìtica textual , es muchas veces infinitamente superior a èl en lucidez para las verdades que cabe extraer de esta fuente. La fatiga del hermano mayor existirà siempre, pero no deberìa degeneraren una obstinaciòn que incapacita para percibir la admirable respuesta del padre: todo lo mìo es tuyo. El sacerdote debe ir por delante en la fe, pero debe seer tambièn lo bastante humilde para ir detràs y acompañar. El confirma a los otros en la fe, pero se nutre tambièn constantemente de la fe de los otros.”

De: La fe, puerta de acceso al poder de Dios en: Un canto nuevo para el Séñor,Joseph Ratzinger,pag.60.Ed.Sigueme